Conducción segura en invierno

El invierno ya está entre nosotros. A medida que el clima frío avanza, tenemos que empezar a pensar en nuestro cuidado personal y, por supuesto, en los vehículos que utilizamos. Por ejemplo, necesitaremos un abrigo  y ropa impermeable. Para los vehículos de la flota, las condiciones son similares, mientras que en algunas regiones el invierno sólo queda en bajas temperaturas, en otras, la nieve cubre las ciudades, y, por supuesto, las carreteras y calles de las mismas. Sabemos que al conducir con el asfalto mojado, lo mejor es dejar distancia extra entre los vehículos, para evitar accidentes. Sin embargo, esa no es la única manera de ser proactivo.

conducción en la nieve, control de flota

Los propietarios de vehículos encargados del control de flota monitorean regularmente el desgaste de los neumáticos dentro de las ruedas dobles. Comprobar estos neumáticos es una tarea tediosa porque su ubicación los mantiene fuera de la vista y de fácil acceso. Sin embargo, un desgaste irregular combinado con uno de los inevitables agujeros de invierno podría crear un retraso de entrega considerable, o peor aún, un accidente. Los baches no son la única condición de la carretera que demandará más atención al conductor. El hielo negro, las carreteras generalmente más oscuras, y la visibilidad disminuida se debe esperar como parte de conducir en invierno, en algunas regiones. Es importante para los conductores tener paciencia con estos temas.

Una mala maniobra de otro conductor, sin tener en cuenta las malas condiciones del camino, puede afectar dramáticamente el funcionamiento de las operaciones de su vehículo. Si la mala decisión de otra persona obliga a uno de sus conductores a actuar, ese conductor inmediatamente tendrá que sopesar la conducción evasiva contra el frenado. La conducción en invierno sin duda pondrá a prueba a sus conductores en situaciones peligrosas, y a la respuesta de los vehículos de su flota. Todo se reduce a la velocidad que circulan y cuánto espacio tienen que actuar.

Tener un plan de contingencia dentro el programa de control de flota puede ser increíblemente útil para aquellos momentos en que las consecuencias negativas no pueden evitarse. Si un conductor termina en el lado de la carretera, será fundamental tener un kit de conducción de invierno al día. Los artículos esenciales incluyen, pero no se limitan a: una linterna con baterías adicionales, reflectores, bengalas, cadenas, una manta de emergencia, e incluso algunos bocadillos. En una verdadera emergencia, incluso los conductores más experimentados necesitarán ayuda para superar una situación difícil.

Cualquiera que sean las condiciones en el camino, revisar las decisiones de sus conductores es una sutil pero productiva solución de gestión de flota que podría ahorrar tiempo y dinero. Y, lo más importante, podría salvar la vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>